Reading time
Choose your language en es

“Es increíble lo que el mar te da. Y lo poco que tú le das.”

Ocean witness Angélica comparte su historia

Si queremos conservar los mares, hay mucho trabajo por hacer. Creo que es hora de que todos nos unamos.” Angélica ha sido pescadora desde muy pequeña, pero ahora representa y colabora en una sociedad civil que se dedica a la organización del sector pesquero artesanal, tratando de crear conciencia en los pescadores y pescadoras para que acepten las reglas y las áreas protegidas. Angélica ama mucho al mar y se esfuerza tanto porque quiere que las nuevas generaciones puedan disfrutar del mar tanto como ella. Hoy nos cuenta su historia.

become an ocean witness
23 noviembre 2018 | Guatemala

¿Cuál es su primera memoria del mar?

Todos los días iba al mar, así que tengo muchas historias. Una cosa que nunca olvidaré es un encuentro con delfines cuando estaba recogiendo unos jaiberos. Eso quedó grabado en mi memoria.

Creo que es una experiencia preciosa poder entrar al mar y ser parte de ese misterioso mar. El mar te proporciona el alimento de todos los días para mantener a tu familia. Es increíble lo que el mar te da, y lo poco que tú le das.

“El mar te proporciona el alimento de todos los días para mantener a tu familia.”
Angélica

¿Qué significa el mar para ti?

Amo al mar y mi madre me enseñó que tienes que respetar el mar y sus cambios  naturales. Aparte le debes al mar mucho respeto, el mar es vida. Cuando todavía era pescadora, a veces tenía discusiones con mi esposo. Cuando estábamos dentro del mar y la marea se encontraba fuerte, le decía: “Nos vamos, no tenemos nada que hacer aquí.” Cuando amanecía y miraba que la marea estaba muy fuerte, le convencía para no salir a pescar ese día. Creo que el mar estaba enojado por algo.

“Cuando estábamos dentro del mar y la marea se encontraba fuerte, le decía: ‘Nos vamos, no tenemos nada que hacer aquí. Creo que el mar estaba enojado por algo.’’
Angélica

¿Cómo ha cambiado el océano los últimos años?

Afortunadamente, hay muchos cambios. Hace un par de años, en 2015, nos quedamos sin oxígeno en el agua de nuestra parte del Caribe. Por eso empezamos a entender que el cambio climático sí existe. Como somos pescadores y pescadoras, no queríamos creerlo antes. Fue una época muy difícil. Los peces se salieron del mar y se refugiaron en un parte del río. Afectó toda la parte del Caribe en Guatemala y sus comunidades, ya que tenemos una porción de agua muy pequeña donde podemos pescar.

Otro problema que tenemos es la frontera agrícola en nuestra región.  La palma africana es una especie exótica que se comenzó a sembrar en nuestros territorios después de que muchas fincas bananeras hayan cerrado. Obviamente aplican insecticidas, que llegan al río. El río Motagua es uno de los ríos más grandes de Guatemala, que recorre todo el país y va recogiendo basura en su camino. Finalmente desemboca en el mar Caribe, cubriendo toda la costa con una increíble cantidad de residuos plásticos.

Además, nos confrontamos a los efectos del cambio climático, poco control y vigilancia, la inmigración, contaminación y la tala de bosque para la ganadería y el turismo

Una de mis mayores preocupaciones es el poco interés de las autoridades en llevar a cabo proyectos productivos para la pesca. Necesitamos que el gobierno financie estudios científicos y soporte nuestros proyectos. No contamos con ningún tipo de subsidios o seguro social. No se considera a la pesca artesanal como generadora de divisas, mientras que genera muchos empleos y es una de las actividades económicas más visibles en nuestra región.

Nuestras comunidades son vulnerables y no pueden ser dependientes de donantes. Muchas de las comunidades están en las áreas costeras contaminadas. Además, están afectadas por los huracanes.

“Una de mis mayores preocupaciones es el poco interés de las autoridades en llevar a cabo proyectos productivos para la pesca.”
Angélica

¿Qué hace usted para hacer la diferencia?

Hace 8 años ya no soy pescadora. Represento y coordino una sociedad civil, donde trato de crear conciencia en los pescadores y enseñarles sobre la importancia del medio ambiente, para que acepten las reglas y reconozcan las áreas protegidas. Es difícil lograr progreso por la falta de conocimiento de temas ambientales.

Imagínate que ya estamos en el año 2030. ¿Cómo estaría el océano?

Si queremos conservar los mares, hay mucho trabajo por hacer. Creo que es hora de que todos nos unamos. El sector pesquero ha llegado a un punto en donde tenemos que reconocer las áreas de protección marino-costeros por el bien de todos los humanos. Yo pienso que podemos salvar a los mares si logramos aumentar la conciencia. Tenemos que ver al mar con interés, con respeto y con admiración, tal como lo hacían nuestros ancestros.

Es hora de devolver algo al mar y animar a la gente a que tomen conciencia de los cambios en el océano y tomen decisiones razonables. Por eso empezamos a organizar al sector pesquero y proponemos la creación de áreas protegidas. Estas áreas son parte de Marine Protected Areas y descansan durante 5 años. Es una inversión en biodiversidad y preservación, de la que todas las comunidades pueden beneficiarse.

La creación de áreas protegidas es una de las medidas que nosotros estamos tratando de fomentar como una medida para salir adelante y tratamos de invitar a muchas organizaciones, tanto de Guatemala como de otros países, a que nos unamos bajo esta iniciativa. En este momento tenemos la oportunidad de liderar en la recuperación de los océanos, pero necesitamos más aliados.

“Tenemos la oportunidad de liderar en la recuperación de los océanos, pero tenemos que ser más aliados.’’
Angélica

Sobre Angélica

Angélica es de Guatemala y fue pescadora durante gran parte de su vida. Vive con su familia en una comunidad pequeña en la costa del Caribe, y trabaja voluntariamente para aumentar la conciencia sobre las prácticas sostenibles entre los pesqueros locales. Es una mujer innovadora del sector pesquero artesanal en Guatemala y se siente muy orgullosa de haber sido pescadora durante gran parte de su vida. Además, tiene más de 15 años de promover y liderar las Épocas de Vedas en el Caribe Guatemalteco. Fundó con un grupo de pescadores la Organización Representativa del Sector Pesquero Artesanal del Caribe Guatemalteco y Lago de Izabal.

Angélica recibió el Peter Gladding Memorial Award por su contribución a las actividades sostenibles de la pesca comercial. Este premio fue entregado por el Gulf and Caribbean Fisheries Institute. También fue reconocida por el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales de Guatemala por su contribución al desarrollo sostenible del recurso pesquero en la zona del Caribe de Guatemala.

Angélica se siente muy bendecida por la fortaleza que Dios le da cada día y por el tesoro más grande de su vida que le dio: Sus Hijas.

share this article

Angélica

Guatemala

Angélica es de Guatemala y fue pescadora durante gran parte de su vida. Vive con su familia en una comunidad pequeña en la costa del Caribe, y trabaja voluntariamente para aumentar la conciencia sobre las prácticas sostenibles entre los pesqueros locales. Es una mujer innovadora del sector pesquero artesanal en Guatemala y se siente muy orgullosa de haber sido pescadora durante gran parte de su vida. Además, tiene más de 15 años de promover y liderar las Épocas de Vedas en el Caribe Guatemalteco. Fundó con un grupo de pescadores la Organización Representativa del Sector Pesquero Artesanal del Caribe Guatemalteco y Lago de Izabal.